Buscar por

Sol y acné, sí pero con precaución

La combinación sol y acné se ha puesto siempre en tela de juicio, incluso los dermatólogos están divididos sobre el tema, mientras algunos aconsejan sol e incluso lámparas de rayos UVA a voluntad, otros sugieren evitar la exposición solar lo más posible.

¿Por qué la combinación sol y acné?
La respuesta es tan clara como visibles los resultados. Tras una breve exposición solar los granos tienden a remitir gracias a sus propiedades antiinflamatorias y antibióticas, la piel parece más sana y menos grasa y el color del bronceado consigue cubrir las imperfecciones, mejorándo el aspecto de la piel pero, ¿qué sucede pasados algunos días?

Tras la mejoría inicial puede suceder que un par de días después el acné aparezca incluso de forma más evidente. Esto sucede porque, a penas se interrumpe la exposición solar, no solo cesan sus beneficios sino que se pueden producir efectos colaterales causados por los rayos UVA.

El solo provoca a nivel cutáneo una acumulación de radicales libres y de grasa que obstruyen el folículo empeorando el acné, además los rayos solares aumentan el espesor cutáneo que agrava posteriormente el estado de la piel con tendencia acneica.

¿Sol y acné? Sí pero con precauciones
1. Antes de la exposición solar debes suspender todos los tratamientos que estás efectuando contra el acné. Los antibióticos y retinoides de uso oral deben suspenderse al menos un mes antes de la exposición al sol, mientras que las lociones o pomadas al menos una semana antes. Los riesgos de la combinación fármacos-sol son impredecibles y en ocasiones sus consecuencias muy graves, así que ten cuidado, con la piel no se juega.

2. Evita el sol del mediodía y usa siempre el protector adecuado, evita aquellos con un alto contenido en grasa ya que pueden facilitar la acumulación de sebo en los poros. Son buenos todos los productos que llevan la inscripción «no comedogénicos».

3. Tan pronto como dejes de tomar el sol debes iniciar un tratamiento específico para evitar las consecuencias perjudiciales de la exposición al sol.

4. Tras este tratamiento, realiza una limpieza profunda de la piel con productos exfoliantes y aplica sustancias comedolíticas y queratolíticas.

El binomio sol y acné no es incompatible ahora bien, con las precauciones necesarias, si sigues nuestros consejos lucirás una piel, sana, bonita y ¿ por qué no?, bronceada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *