Buscar por

Síntomas del cáncer de mama, la importancia del auto-examen

El cáncer de mama es una de las enfermedades más comunes entre las mujeres. Uno de los síntomas más evidentes del cáncer de mama es la presencia de un bulto que se aprecia al palparlo con los dedos.
Hasta los años 70 la palpación por parte del médico era el sistema más popular para averiguar su presencia; hoy en día las herramientas médicas de diagnóstico han hecho grandes avances, el 30% de los cánceres se descubre a través de la aparatología y permiten un diagnóstico precoz y un tratamiento respetuoso con la mama con un porcentaje de éxito del un 80%, sin embargo, un dato curioso: más de los dos tercios de los tumores aún son detectados por las mujeres a través de un auto examen de mamas.

La importancia del auto-examen
El auto-examen no debe ser visto como algo angustioso y desagradable, la experiencia demuestra que la mayoría de los tumores de mama son detectados de forma casual, en la ducha, frente al televisor o en cualquier otro tipo de situaciones donde, de forma inadvertida, puedas pasarte la mano sobre el pecho.

Lo más importante es que cada mujer debe aprender a conocer sus propios senos, para poder evidenciar cualquier cambio en la forma y la textura o sentir de inmediato cualquier presencia extraña; en definitiva, cualquier anomalía o síntoma potencial del cáncer de mama. Debemos tener en cuenta que la autopalpación no ofrece el diagnóstico más precoz, ya que para sentir la presencia de un nódulo éste debe tener al menos un diámetro de al menos un centímetro, aunque igualmente permita un tratamiento que conduzca a la curación.

¿Qué otros síntomas debemos considerar?
Junto a la palpación existen otros síntomas del cáncer de mama que la mujer debe considerar a la hora de realizar un auto examen, algunos de estos:

Mama
Cambio de tamaño o forma
Presencia de protuberancias o depresiones en la superficie (piel de naranja)
Presencia de masa o engrosamiento

Pezón
Retracción
Presencia de algún bulto o engrosamiento en la zona situada tras del pezón
Eccema en el pezón o alrededores (en casos raros)
Secreción de sangre (en casos muy raros)

Brazo
Hinchazón de la axila

Una advertencia, en las primeras etapas, la enfermedad es a menudo asintomática, por lo que es importante tener en cuenta que el dolor localizado en la mama no suele ser un síntoma del cáncer de mama.
Es importante que aprendamos a conocer y controlar con cuidado y cariño nuestro cuerpo, si conseguimos alcanzar esta armonía detectaremos rápidamente cualquier anomalía o síntoma extraño que nos haga advertir que algo no va bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *