Buscar por

Problemas sexuales de pareja

¿Cuáles son los problemas sexuales más frecuentes en las parejas hoy en día?
Los problemas sexuales más frecuentes afectan tanto a parejas consolidadas como a aquellas recién formadas y se pueden dividir en dos grandes familias:

Tipos de problema
1. Problemas de deseo o de excitación
2. Problemas de orgasmo

En el primer caso para los hombres se habla de la dificultad de alcanzar una erección satisfactoria y para las mujeres de un descenso del deseo.
En el segundo caso, de eyaculación precoz para los hombres y de anorgasmia (ausencia de orgasmo) para las mujeres.

Las causas de estos problemas son principalmente de tipo psicológico y hay que buscarlas en el interior de la propia pareja. Claramente, a partir de cierta edad algunas situaciones tienen origen fisiológico, como por ejemplo la anorgasmia en la menopausia que puede ser causada apor la disminución de los estrógenos.

¿La solución? Terapia, diálogo y compresión
El primer paso hacia la solución es reconocer que el problema existe. Además, es necesaria una fluida y correcta comunicación con la pareja, pero, desgraciadamente, las parejas no hablan mucho de sexo y si lo hacen tienden a acusarse recíprocamente o a autoculpabilizarse, aquellas parejas que hablan de forma sincera y tranquila y deciden iniciar una terapia para mejorar su relaciones sexuales representan un porcentaje reducido.

Últimamente se está registrando un aumento del descenso precoz del deseo sexual tras el segundo o tercer mes de iniciar la relación. Mientras que en el pasado el setenta por ciento de los participantes de una terapia lo hacían por problemas relacionados con la disfunción erectil, la eyaculación precoz o la anorgasmia, hoy en día, por el contrario, el cincuenta por ciento de las personas que participan en este tipo de terapia manifiestan que lo hacen por una disminución de su deseo sexual.

¿Cuáles son las causas de de la disminución del deseo sexual?
Una comunicación deficiente dentro de la pareja
La escasa posibilidad de disfrutar juntos tiempo de calidad
El aumento exponencial de estímulos que se reciben del exterior

Parece una contradicción pero la imposibilidad de estar juntos de forma distendida (a causa de las muchas ocupaciones cotidianas), en vez de aumentar el deseo sexual hacia la pareja, lo atenúa.
Además, estamos expuestos cada día a numerosas sugerencias de tipo sexual (televisión, internet) que lejos de beneficiarnos perjudican nuestras relaciones con la pareja, ya que para experimentar un aumento del deseo sexual necesitamos un estímulo cada vez mayor que el que estos medios nos ofrecen, lo cual resulta imposible, esto explicaría el aumento de las relaciones extraconyugales, el intercambio de parejas o las rupturas cada vez más numerosas.

El descenso del deseo sexual se debe a varios factores y cada pareja debe conocer los suyos. Es necesario crear espacios y momentos en pareja (no necesariamente sexuales) e intentar cultivar y desarrollar todos los sentidos (no olvidemos que en el sexo están involucrados los cinco) si hay un descenso de la sensibilidad individual a través de mensajes que nos llegan por los cinco sentidos, se producirá también un descenso del deseo.

Y finalmente, pero no menos importante, debemos aprender a seducir a nuestra pareja y a nosotros mismos: conocer nuestro propio cuerpo, las emociones, las reacciones y los deseos, e intentar conquistarnos como si se tratase del primer día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *