Buscar por

Mascarillas caseras para la piel

Para sentirnos más bellas y tener una piel más cuidada y luminosa, a veces no es necesario gastar dinero en costosas cremas o acudir a un centro de belleza.
Hay muchos secretos de belleza que puedes poner en práctica desde tu propia casa a base de ingredientes naturales al alcance de todos; estamos hablando de las mascarillas caseras para la cara.

Naturalmente, para obtener el máximo beneficio de estas mascarillas caseras, primero dedes estar bien segura de no ser alérgica a ninguno de los productos empleados y segundo, aplicarlos sobre una piel cuidadosamente limpia.

Las mascarillas caseras para la piel tienen además una segunda ventaja, podemos relajarnos y alejar pensamientos estresantes y preocupaciones cotidianas mientras las elaboramos, y no cabe duda de que sobre una piel relajada actúan mejor.

A continuación te presentamos una pequeña relación de estos tratamientos alternativos en función del tipo de piel; verás de qué forma tan sencilla y con gran ahorro de tiempo y dinero alcanzarás resultados óptimos.

Mascarilla casera hidratante nutritiva
Esta mascarilla es ideal para las pieles secas y deshidratadas.
Ingredientes:
1 / 2 tarro de yogur
1 / 2 taza de miel
Preparación:
Mezcla el yogur y la miel.
Aplica la mezcla sobre tu rostro (pon especial atención en no cubrir los ojos con el preparado) y déjala actuar de 15 a 20 minutos.
Retira la mascarilla con una esponja húmeda y vuelve a enjuagar la cara con agua tibia.
Por último, aplícate un tónico facial.

Máscara casera reafirmante
Esta mascarilla casera es ideal para las pieles mixtas.
Ingredientes:
Un huevo
Preparación:
Toma el huevo y separa la yema de la clara.
Bate los dos ingredientes por separado.
Aplica la clara de huevo en la frente, la nariz, la barbilla y las partes más tendentes a producir grasa.
Ponte la yema en las mejillas.
Deja actuar la mascarilla durante 15 minutos y luego elimínala con una esponja húmeda.
Aclárate la cara con agua tibia y finalmente aplícate el tónico.

Mascarilla casera desengrasante
Una mascarilla perfecta para aquellas personas con piel grasa.
Ingredientes:
La levadura de cerveza
Agua
Preparación:
Coge un cubito de levadura y deshazlo en agua fría hasta que la mezcla esté cremosa.
Aplica la mascarilla en la cara y el cuello y déjala actuar durante unos 15 – 20 minutos.
Retira la mezcla con una esponja húmeda y aclárate el rostro con agua tibia.
Aplica una loción tonificante y, si tienes, una crema para la piel grasa.

Mascarilla casera antiarrugas
También encontramos mascarillas caseras para la piel que pueden aliviar el efecto del tiempo, aunque no nos engañamos, no existen los milagros, sin embargo, sí podemos atenuar notablemente el paso de los años posible. Esta mascarilla es idónea para combatir la aparición de esas primeras arrugas.
Ingredientes:
Una cucharada de miel
Una yema de huevo
Preparación:
Mezcla bien la yema y la miel.
Aplica la máscara sobre toda la superficie de la cara y déjala reposar de 20 a 25 minutos.
Tras el tiempo de exposición, aclara el rostro con agua tibia.

Mascarilla casera astringente
Ideal para el tratamiento de granos y acné.
Ingredientes:
1 / 2 limón exprimido
1 / 2 tarro de yogur desnatado
Preparación:
Mezcla en un recipiente el yogur y limón.
Aplica la mascarilla sobre tu piel y déjala reposar durante unos 25 minutos.
Aclárate el rostro con agua tibia.

Mascarilla casera exfoliante
Elimina las impurezas y células muertas de tu piel.
Ingredientes:
Aceite de oliva
Harina de avena
Preparación:
Mezcla en un recipiente un chorrito de aceite de oliva (no conviene exagerar con éste) y la harina de avena hasta que quede una masa que se pueda trabajar.
Extiende la mezcla por el rostro y masajea durante varios minutos con un movimiento rotatorio, especialmente por el mentón, la frente, las mejillas y la nariz.
Retira la mezcla con una esponja húmeda, continúa la limpieza con un tónico y posteriormente aplícate una crema hidratante.

Mascarilla casera exfoliante corporal
Ideal para la eliminación de la piel de naranja y para obtener mejores resultados en la absorción de las cremas anticelulitis.
Ingredientes:
De aceite de oliva
Sal
Preparación:
Mezcla el aceite y la sal para crear un compuesto permita ser aplicado por todo el cuerpo.
Partiendo de los tobillos hasta los glúteos aplica la mezcla con las palmas de las manos realizando un masaje de rotación, posteriormente aplícalo también en el pecho y los brazos.
Este tratamiento proporciona a nuestro cuerpo la luminosidad y el satinado de una piel perfecta.
Es muy importante limpiar la piel de impurezas y células muertas para permitir que el cuerpo pueda absorber mejor las cremas, lo ideal es realizar la exfoliación una vez a la semana.

Como ves estas mascarillas caseras para la piel no requieren de grandes esfuerzos de tiempo ni dinero y aplicadas con regularidad ayudan a mantener tu piel sana y bella; no esperes más y pruébalas, sus resultados te convencerán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *