Browse By

Manicura con Shellac

¿Qué es la manicura con Shellac?
La definición técnica más acertada sería la de un tratamiento estético de esmaltado permanente para las uñas que combina solventes, monómetros y polímetros, el resultado de estos tres componente es una manicura cuyo proceso se asemeja a la aplicación de un esmalte tradicional con una duración similar a las uñas de gel pero de fácil eliminación.

A lo anterior, dos puntualizaciones, el proceso de secado, se cura en lámpara UV y la eliminación, si sabes cómo sencilla, si no una auténtica tortura, ¿quieres saber más sobre el Shellac?, sigue leyendo.

El proceso Shellac paso a paso sería el sigiente:
shellac paso a paso1º. Aplicar la capa base UV Shellac. Se trata de aplicar una fina capa que se cura en 10 segundos y es vital para el sistema Shellac.
2º. Aplicar la capa de color UV Shellac. Al igual que un esmalte tradicional requiere de dos capas. Puedes elegir entre francesa, porcelana, rosa, fucsia, coral, rojo intenso, burdeos, morado, azul… Actualmente hay hasta una variedad de 24 tonos diferentes, como ves hay donde elegir.
3º. Aplicar la capa de brillo UV Shellac que, como su nombre indica, sella el color y proporciona brillo excepcional y duradero.

La siguiente foto lo ilustra a la perfección:

shellac tutorial

¿Cuáles son las ventajas de la manicura Shellac?
– Uñas perfectas hasta su crecimiento, eso es lo que asegura ofrecer. Lo normal es que la manicura Shellac en las manos aguante una media de dos semana, en los pies ya dura algo más, mes, mes y medio sin problema, por lo que es muy recomendable para el verano.
– El color, además de duradero, es resistente, vamos que está pensado para soportar pequeños roces y golpes sin los latosos desconchamientos del esmalte tradicional.
– El acabado Shellac no se diferencia en nada del esmalte, a no ser por su brillo, casi el doble.

Desventajas de la manicura Shellac
– No es algo que puedas realizar en casa fácilmente, ya que requiere de una lámpara ultravioleta para el secado de las distintas capas.
– El precio, no muy popular, puede oscilar entre los 25-40 euros la manicura y de 30 a 50 euros la pedicura, claro que eso va en función de los distintos salones.
– El proceso de eliminación, te deja temporalmente deshidratada la uña, aunque tranquila, no es algo permanente y se soluciona con facilidad, más abajo verás cómo.

Por si te has quedado con más ganas en el siguiente tutorial lo verás al detalle:

Y finalmente, ¿cómo eliminar el Shellac?
eliminar shellacLa verdad es que si sabes qué producto utilizar no tendrás problema, bastan diez minutos y un frasquito de acetona pura para conseguirlo. Puedes aplicar la acetona sobre tus uñas, envolverlas en tiras de algodón y cubrirlas con papel de aluminio.  Es conveniente, sin embargo, que tras este proceso te apliques aceite o crema de manos para rehidratar la uña.

El proceso sería el siguiente:
1. Empapar el algodón con acetona
2. Envolver el dedo y esperar 10 minutos
3. Masajear el dedo antes de quitar la envoltura
4. Retirar los restos del producto con un palito de naranjo

Naturalmente el anterior es el método más casero y rudimentario pues Shellac, cómo no, también ha puesto a la venta unas envolturas específicas donde puedes aplicar directamente la acetona, limitando la exposición de los dedos y la piel a ésta y evitando que se mueva o se caiga el algódón.

De cara al verano, con la playa, la piscina y la frenética actividad que te propone el buen tiempo, olvidarte temporalmente de la manicura gracias al Shellac no es mala opción, ¿no te parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *