Browse By

La criolipólisis, di adiós a la grasa más difícil

¿Conoces lo más revolucionario para quemar grasa de forma definitiva?, se llama criolipólisis y va camino de convertirse en uno de los métodos adelgazantes más solicitados en las clínicas estéticas, ¿quieres saber por qué?

¿Qué es la criolipólisis?
Su nombre nos da una pista, se trata de la técnica más avanzada que combate el tejido adiposo de manera definitiva, indolora y lo mejor de todo, sin pasar por el quirófano.

¿Cómo funciona la criolipólisis?
Las células grasas de nuestro organismo son las más vulnerables a la congelación, la criolipólisis congela este tejido adiposo eliminándolo de forma definitiva. El proceso consiste en la colocación de un aplicador no invasivo en la zona a tratar que extrae la energía del tejido adiposo mediante el enfriamiento de éste pero sin dañar piel, nervios, músculos y resto de tejidos.

¿Criolipólisis o liposucción?
Las ventajas que presenta la criolipólisis frente a la liposucción son grandes:
– Al no ser un tratamiento invasivo no es necesario intervención quirúrgica, ni molestas agujas, ni pasar por quirófano alguno.
– Mientras que la liposucción solo disuelve la grasa y la expulsa, la criolipólisis elimina el adiposito de forma definitiva.

¿Cómo se eliminan esas células grasa?
Trataremos de simplificar lo más posible el procedimiento. Mediante el aplicador usado en el tratamiento se produce un enfriamiento del tejido adiposo, este enfriamiento provoca la apoptosis (muerte celular) de las células grasas, produciéndose una liberación de citoquitinas (proteínas que regulan la función de las células) y otros mediadores inflamatorios. En los meses posteriores al procedimiento estas células inflamatorias digieren las células grasas afectadas, siendo lentamente eliminados los lípidos del sistema linfático.

¿Qué sabemos del tratamiento?
El tratamiento varía en función de la zona a tratar, a mayor extensión más aplicaciones, así por ejemplo la zona abdominal requeriría de dos sesiones mientras los flancos solo una.

La duración de las aplicaciones depende de la profundidad del tejido adiposo, siendo el tiempo medio por aplicación de unos 20 a 30 minutos, por lo que una sesión depende del número de zonas que quieras reducir.

Las molestias que ocasiona son mínimas ya que no se trata de un tratamiento doloroso, podría notarse algo de tensión en la zona que se está tratando y la sensación de frío localizado. Suele ser frecuente la aparición de un ligero enrojecimiento que desaparece en varias horas y ocasionalmente algún hematoma que en pocos días dse va sin dejar rastro. El paciente puede recuperar su actividad cotidiana inmediatamente después de finalizar la sesión.

¿Cuándo podemos observar los resultados?
El metabolismo tarda en eliminar los adipositos a través de la orina de dos a tres meses, que es cuando empiezan a ser visibles los resultados. Las células no volverán a reproducirse por lo que el tratamiento será definitivo siempre y cuando no vuelvas a engordar.

Se prevé que mediante la criolipólisis se elimina por lo menos un 20% de la grasa acumulada en esa zona.

¿Quién puede realizarse una criolipólisis?
Antes de nada debemos recordar que no se trata de un tratamiento adelgazante a nivel general, los candidatos ideales son aquellos que, con un peso normal, no logran eliminar con dieta o ejercicio las acumulaciones de grasa de zonas concretas, como caderas, vientre, abdomen.

Como ves las ventajas de este revolucionario tratamientos y su efectividad parecen no tener ningún contra, salvo el precio, 500 euros por aplicación, esperemos que con el tiempo se vuelva un poco más asequible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *